Cultural

PROPUESTA DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN NO ES LA ADECUADA

Dice el Sr. Ministro:

“Como parte de la reforma educativa, el establecimiento de la jornada escolar completa (JEC) en 1,602 colegios secundarios públicos es una de las apuestas más ambiciosas que busca fortalecer la enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes. La proyección del Ministerio de Educación es universalizar este servicio para convertirlo en una experiencia integral y de una calidad educativa imprescindible que asegure el desarrollo del país”.

Señor Ministro, el tiempo mas largo o mas corto que permanezcan los alumnos en el colegio, no les permitirá aprender más, si es que los maestros o profesores no transforman la educación, para esto se necesita que estos también se reeduquen para no enseñarle a los alumnos a repetir como loros o a memorizar la lección, sino para que aprendan a aprender.

Nada mas sencillo pero que nadie lo hace, pueden permanecer los estudiantes hasta la media noche, pero si no se da la “Transformación de la educación” poco o nada aprenderán y seguiremos en el último lugar en cuanto a educación se refiere. “Un país mal educado, es un país atrasado”.

Sobre el particular los invitamos a leer el artículo publicado por PERÚ AL DÍA, en el cual se detalla, como se debe hacer la transformación de la educación en el Perú.

PROFESORES DE CONOCIMIENTO COMUNICATIVO EN VEZ DE INFORMATIVO

“Un sistema educativo que no es capaz de lograr el objetivo de trasladar los conocimientos a la realidad es una educación contra natura. El Estado que no se preocupa por este atributo no hace sino perpetuar la exclusión del hombre del progreso de la sociedad. El Estado educador se puede medir por el hombre educado. No se debe medir por las horas de clase dictadas al alumno.

La educación es un proceso sistémico, transversal y multisectorial, mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes. No sólo se produce en el aula. El joven se educa en el hogar, en el barrio y -desgraciadamente- a través de la TV comercial.

La pieza clave para lograr una educación con inteligencia es el profesor. Él es quien debe luchar contra las influencias negativas que recibe el niño fuera del aula. Si el Estado no decide resolver el problema del docente subdesarrollado, el sistema educativo será una especie de incubadora de profesores con limitadas posibilidades de lograr la formación de alumnos A1 en la Educación Básica Regular (EBR).

La buena formación de los profesores en el Perú tiene que empezar por el reclutamiento del capital intelectual entre los estudiantes más destacados de secundaria. El proceso debe ser intensivo. No se trata de captar a 100 profesores potenciales cada año. Para lo cual se tiene que presentar una oferta de excelencia que motive a escoger la carrera de profesor de EBR. Inclusive se debe reclutar alumnos en las buenas escuelas privadas.

El modelo Finlandia
Contamos con experiencias exitosas sobre el qué y el cómo se debe hacer las cosas. No es necesario insistir en el modelo finlandés que ha logrado mantener un nivel destacado en los resultados de su sistema educativo, que se basa en la calidad de sus profesores en todo el país. Ahí tomaron al toro por los cuernos. Iniciaron el recambio a partir de cero y ahora conocemos los resultados: el mejor sistema educativo a nivel mundial.

En Finlandia se recluta a los mejores cerebros para la educación. Las universidades sólo aceptan al 15% de los alumnos que solicitan matricularse cada año. El 85% restante queda fuera del sistema. No se le regala puntos para cubrir las vacantes. La selección es rigurosa y se cumple con el objetivo de seleccionar a los más brillantes para acceder a las facultades. Lo contrario a lo que sucede en el Perú. El proceso de educación básica regular debe alcanzar el dominio de su materia o especialidad y de la pedagogía (el qué y el cómo).

El conocimiento comunicativo
La formación educativa del profesor en el Perú tiene que aplicar con maestría la enseñanza del conocimiento comunicativo. Existe una diferencia entre información y comunicación. Informar al alumno en miles de horas lectivas sobre cientos de temas de la currícula no necesariamente conduce al conocimiento. Se abarrota al alumno de millones de datos que no puede procesar a raíz de los defectos de la metodología de la enseñanza.

El conocimiento comunicativo es un proceso de transmisión de datos en dos sentidos: de ida y de venida. Quiere decir que el emisor transmite el mensaje al receptor y éste debe retroalimentar al emisor con su propio mensaje decodificado e interpretado. En cambio la información se caracteriza por la emisión del mensaje por el emisor, sin completar el proceso de retroalimentación o feedback.

La comunicación permite que el profesor conozca si el proceso de enseñanza-aprendizaje ha cumplido con los objetivos del conocimiento aplicado a la realidad. La mejor manera de comprobar el logro de este objetivo es medirlo a través de la respuesta del alumno al estímulo del mensaje del docente. Se trata de un ejercicio interactivo permanente y sistemático. No se refiere a los tradicionales “exámenes” de conocimiento, con el fin de colocar una nota en los registros.

Solo con el proceso comunicativo se pone en práctica el concepto de conocimiento auténtico: las neuronas procesan la información a través de la sinapsis, la contrastan con la realidad y la recuperan al cerebro, para su reprocesamiento y salida de conceptos, juicios y razonamientos, que pasan a formar parte del conocimiento aplicado a la realidad por el alumno. Esto es educación inclusiva.

Formación de profesores en el Perú
Debemos repetir que la pieza clave para esta clase de educación es el profesor de EBR. Con un “ingreso” de capital humano de alto nivel intelectual, que seguirá un “proceso” riguroso de formación de nivel A1 y tendrá una “salida” de profesor con maestría, perfectamente adaptado al sistema educativo y a la comunidad, que es el soporte de un proceso educativo con inclusión estructural.

Este tipo de política pública de formación de profesores de EBR, logrará que las nuevas promociones puedan ser evaluadas a través de una entrevista personal confirmatoria, con participación de la comunidad educativa organizada. En el futuro el profesional que postula a un puesto de profesor ya vendrá evaluado por el sistema educativo de formación de profesores de EBR, con excelentes calificaciones en pregrado y posgrado. Una condición para ser admitido en la nueva escuela pública.

Pensamos que no se debe seguir jugando a la “evaluación” obligatoria a los actuales recursos humanos, para acceder a un puesto de profesor. Esto solo ha llevado al Estado a reducir los puntajes mínimos, que permitan cubrir las vacantes con profesores “aprobados” en los famosos exámenes de docentes. Aún recordamos que muchos profesores ni siquiera alcanzaban la nota 12 en los exámenes de evaluación.

En el ejercicio de sus funciones, la mejor manera de medir el rendimiento de los profesores es midiendo el resultado del aprendizaje de los alumnos, con la participación de la comunidad educativa, que incluye a los propios padres de familia. Es una forma de aplicar la educación inclusiva. La comunidad educativa, que incluye a padres de familia, educadores y autoridades administrativas, conocen los resultados del aprendizaje.

El mensaje de la UNESCO sobre educación inclusiva
Como dice la UNESCO: “La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación”. El profesor finlandés tiene la obligación de que ninguno de sus alumnos se retrase en el aprendizaje. Ninguno es el último de la clase. El esfuerzo de los profesores logra incluir a todos los alumnos.

La UNESCO también señala que “Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niños” Vale decir, una reforma de la educación significa cambios profundos. De no ser así, la educación inclusiva sería solo una expresión romanticoide trasnochada.

La verdadera educación inclusiva es una estrategia diseñada para facilitar el aprendizaje exitoso para todos los educandos. Se establecen metas comunes para disminuir y superar todo tipo de exclusión porque se considera que la educación es un derecho humano. Tiene que ver con acceso, participación y aprendizaje exitoso en una educación de calidad para todos, no solo para un grupo privilegiado de “Colegios mayores secundarios presidentes del Perú”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *