Opinión

¿POR QUÉ EXISTE LA DESIGUALDAD?

En la actualidad no existen muchas barreras en el mercado, y gracias a las redes sociales, las aplicaciones, las telecomunicaciones y el internet mismo, existe una interacción cultural más activa. Pero aun así ¿habría alguna desigualdad? Existen lugares alrededor del mundo, donde a menudo vemos como los ciudadanos no ven cambios en sus condiciones económicas ni mejoras en sus estilos de vida. Pero aun así los gobernantes hablan todo el tiempo del gran avance del país, previstas por las inversiones privadas de los países industrializados que nuestras autoridades tanto propagaron en toda su campaña política, como sabemos los más beneficiados son las grandes empresas, más no las empresas que están empezando a abrirse camino en lo formal.

Acusar solo al contenido político sería trivializar el problema de igualdad de oportunidades y distribución equiparada de las riquezas ya que el Poder Judicial también juega un rol fundamental para fiscalizar el buen desempeño de una economía de mercado. Pero ¿realmente juega este rol importante el Poder Judicial?

Podría ser imaginario pensar en un crecimiento colectivo cuando en la mayoría de los países la lucha por el poder es el pan de cada día, los padres de la patria se llenan los bolsillos en actos corruptivos mientras que los más pobres son quienes sufren las consecuencias al no tener un buen sistema de educación, salud, justicia, seguridad ciudadana. Pero empezar por reforzar el sector salud y educación que estanca el verdadero avance de una sociedad es más difícil que nuestros congresistas reduzcan sus salarios mensuales.

Existen países que tienen políticas económicas distintas,  sin embargo comparten una materia en políticas sociales, como el caso de Brasil y México, llámese esta “Progresa” en el caso de México, y “Bolsa Familiar” en el caso del Brasil. Estas son políticas sociales que buscan proveer bienes y servicios a los sectores más necesitados de la población, además crean entre ellos capacidades que eventualmente les permitan valerse por sus propios medios, esto es un claro ejemplo que si es posible tener políticas económicas diferentes con buenos resultados para la ciudadanía y para los gobernantes.

¿Qué pasaría si el estado no redistribuye los ingresos, reincidiría nuevamente en las desigualdades?

Por: Lorena Rojas R.