Economía

LOS RIESGOS DEL TPP PARA EL PERÚ

Por: Johan Peter Ynga Palomino

El denominado Acuerdo de Asociación Transpacífico o TPP (Transpacific Partnership Agreement por sus siglas en inglés) es una propuesta de acuerdo comercial que ha sido negociada desde el 2010 por un grupo de países ubicados en la cuenca del océano Pacífico como Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Singapur, Malasia, México, Nueva Zelanda, Vietnam y también el Perú. De esta manera, el país ya tiene una extensa red de acuerdos comerciales en plena vigencia que no representan ninguna desventaja hasta el momento, al contrario, beneficia a la nación.

Sin embargo, el TPP no ofrece ventajas para el Perú porque representa una serie de prejuicios, ya que los Estados Unidos, quienes han estado impulsando la medida desde hace más de una década, están proponiendo en dicho acuerdo el establecimiento de mecanismos de protección de la propiedad intelectual, patentes y derechos, además de garantías a las inversiones extranjeras. Una de las propuestas que ha provocado polémica en algunos países consiste en extender la vigencia de las patentes de los monopolios que en la actualidad son 70 años hasta ampliarlo a 95, 120 o un poco más.

Otra medida se refiere a limitar el acceso al contenido libre de internet, impidiendo así que por ejemplo se pueda acceder a un libro en línea o algún documento debido a los derechos de autor y tener que pagar para poder leerlo en la red o descargarlo en versión electrónica. También se busca reducir de forma drástica la producción y comercialización de medicamentos genéricos, en pocas palabras, los ciudadanos con problemas de salud deberán conseguir las pastillas y remedios sólo de marcas reconocidas y a aquellos que tienen pocos recursos deberán esperar mucho tiempo para obtener una medicina más barata.

Por último, de aprobarse el TPP en nuestro país, se estarían otorgando garantías adicionales para las inversiones extranjeras, obligando al Estado a disminuir los estándares laborales y ambientales para que las empresas extranjeras puedan venir al Perú para realizar sus actividades obteniendo el máximo uso de los recursos debido a que las condiciones serían flexibles para ellos. Además, en caso de impedir o incrementar las medidas para los inversionistas extranjeros, estos podrían denunciar y demandar al gobierno peruano.

Por ello, la ciudadanía y los funcionarios gubernamentales deberían reflexionar y analizar nuestra situación actual antes de otorgar mayores facilidades para el ingreso de la inversión extranjera de las que ya tienen porque con el tiempo la nación sería afectada en los ámbitos económico y social. El primer aspecto provocaría el cierre de algunos negocios por la fuerte competencia extranjera y la segunda perjudicaría el acceso al conocimiento e información a través del internet. En conclusión, estaríamos aceptando un acuerdo que sólo favorece los intereses internacionales mas no la realidad que vivimos en el Perú.