Actualidad

LOS AGRESORES DE CINDY ARLETTE CONTRERAS Y LADY GUILLÉN FUERON LIBERADOS POR DECISIÓN JUDICIAL

“Siento miedo, ahora yo soy la prisionera”, dice Cindy Arlette Contreras

Los casos de Cindy Arlette Contreras y Lady Guillén, cuyos agresores fueron liberados por decisión judicial, se han convertido en un escándalo, a tal punto que ante las numerosas críticas que recibieron dichos fallos, la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) decidió investigar a los jueces que participaron en ambos procesos.

Las decisiones tan arbitrarias, parcializadas y emitidas sin ningún criterio ético y dentro del mayor desconocimiento para analizar cada agresión presentada por las víctimas, ha logrado despertar el rechazo de todos los peruanos hacía los jueces benévolos con los abusadores de mujeres.

La jueza suprema Ana María Aranda Rodríguez, jefa de la OCMA, informó que las pesquisas se realizarán ante las versiones que “deslizan presuntas irregularidades de los magistrados del Poder Judicial (PJ)”.

Richard Almonacid Zamudio, abogado de Cindy Contreras, dijo que existen varios elementos que “ponen en duda” la imparcialidad de los jueces Nazario Turpo Coapaza, Edgar Sauñe de La Cruz y María Pacheco Neyra.
Horas antes, el propio presidente del PJ, Víctor Ticona Postigo, había solicitado que se investigue el accionar de la Corte Superior de Justicia de Ayacucho, que dictó un año de prisión suspendida contra Adriano Pozo Arias, agresor de Contreras.
También pidió una indagación de lo actuado por la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, que liberó a Rony García Guzmán, acusado de desfigurar a Guillén en 2012.

Por su parte, Cindy Arlette dijo que Tatiana Pérez García-Blásquez, presidenta de la Corte de Ayacucho, tiene un lazo de amistad con Jorge Pozo Palomino, regidor de la Municipalidad de Huamanga y padre de Pozo Arias.
Dijo además que la madre del acusado es “compañera de promoción” de Pérez García- Blásquez. Como prueba de su denuncia, mostró fotos donde ambos progenitores aparecen con la jueza aludida.

En respuesta a estas acusaciones, la Unidad de Prevención Especial de la OCMA inició “acciones contraloras” contra la jueza de Ayacucho.

Cindy Arlette recuerda que la defensa de Pozo Arias argumentó ante el juzgado que ella había manipulado los videos del hotel donde la agredieron.
“Si no existiera el video, la situación sería peor. Ellos (la defensa) han insinuado que yo he creado todo, que los videos son obra mía, que he manejado y premeditado toda esa situación. Es increíble”, expresó.

En el caso de Lady Guillén, cuyo verdadero nombre es Lizet Socla Guillén, se informó que la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (Odecma) de Lima Norte procederá “conforme sus atribuciones” para determinar responsabilidades según corresponda.
Los jueces investigados son Alejandro Reynoso Edén, Pilar Natividad Huaricancha y Aurelio Enrique Pardo del Valle.
La agraviada, quien también mostró su indignación, anunció que presentará una apelación para solicitar nulidad de la sentencia de cuatro años de prisión suspendida contra su agresor Rony García, a quien catalogó como un “asesino en potencia”.
“Hay tres mujeres antes de mi caso. Yo soy la cuarta a la que este hombre agredió. Ese señor es un peligro para la sociedad. A la próxima víctima no le va a pegar, la va a matar. Eso es lo que quiere el Poder Judicial, que una esté muerta para que nos den un fallo con justicia”, declaró indignada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *