Opinión

LA MÚSICA INSPIRADA EN EL FÚTBOL

Por: José Collantes

Que duda cabe que la música es una de las principales expresiones culturales de nuestro país. En Costa, Sierra y Selva, se han creado melodías, canciones, danzas y bailes que han alegrado los corazones, apaciguado los dolores, exaltado las emociones y sentimientos de miles o millones de peruanos en diferentes momentos de nuestra historia.

Entre todas las manifestaciones musicales, existe una que ha tenido una vinculación muy íntima con el deporte rey: la música criolla. La música criolla nace como tal en la época republicana mediante la fusión de ritmos extranjeros como el minué francés, el vals vienés, la masurca polaca, la jota española, las danzas africanas y otras expresiones mestizas. Con la difusión de la radio en los años 24 del siglo pasado, la música criolla fue logrando popularidad nacional, a tal punto que desde el año 1944 se institucionalizó un día al año para homenajearla: el 31 de octubre.

Cuando el pasado 15 de noviembre terminó el partido con el que la selección peruana de fútbol consiguió la tan ansiada clasificación a un mundial de fútbol, luego de una larga ausencia de 36 años, la emocionante celebración de las tribunas y del país entero fue seguida por una puesta en escena en el Estadio Nacional. Se apagaron las luces del coloso e inmediatamente se encendieron las luces blanquirrojas acompañando los destellos de los miles de teléfonos móviles de los aficionados, una voz exaltaba a la patria, cuando se escuchó el primer golpe de cajón junto con los primeros acordes de guitarra, la gente vitoreó, y en el momento en que una de las mayores representantes actuales de la música criolla, Eva Ayllón, cantó: “Cuando despiertan mis ojos y veo…”, el público estalló de júbilo. La canción, considerada como el segundo himno nacional, “Contigo Perú”, fue cantada por todos, lo que revela su popularidad y el significado que tiene para los peruanos el sentido de patria y su vinculación con un deporte de tanto arraigo como es el fútbol.

La canción “Contigo Perú” fue compuesta por el grandioso Augusto Polo Campos a petición del gobierno de Francisco Morales Bermúdez para alentar a la selección peruana en los juegos eliminatorios para el mundial de fútbol de 1978, la leyenda cuenta que la creó en tan solo 15 minutos cuando el plazo que le dieron para la composición fue de 15 días. La interpretación magistral por parte de Arturo “Zambo Cavero” y Oscar Avilés, inmortalizó la canción que se convirtió en un clásico de la música del Perú que trascendió fronteras.

El apego a este himno no es solo de los cantantes, agrupaciones o medios de comunicación, sino del pueblo mismo. Emotivo hasta las lágrimas fue el momento cuando los pasajeros del avión que conducía a la selección a Buenos Aires en octubre pasado cantaron espontáneamente en medio de aplausos y vivas, o cuando fue entonada en el recibimiento en el aeropuerto de Ezeiza, en la capital argentina, lleno de miles de peruanos.

De Augusto Polo Campos, también es el tema “Y se llama Perú”, que exalta el fervor patriótico y el amor al Perú. Ha sido cantada en calles y plazas por peruanos no solo dentro del país, sino en el extranjero, como una prueba más del sentimiento nacionalista que genera el fútbol cuando disputa encuentros internacionales importantes.

Años atrás, la polka compuesta por el dr. Félix Figueroa, “Perú Campeón” se convirtió en un homenaje a la selección peruana que disputaba también los partidos clasificatorios para un mundial de fútbol, en ese momento para México 70. Han pasado casi 50 años y aún se sigue escuchando sus melodías, ahora con la nueva versión de la agrupación Los Ardiles, modificada con los nombres de los jugadores de la actual selección.

La afición de los criollos por el fútbol proviene desde su inicial difusión en las canchas de juego, el mítico Felipe Pinglo Alva, padre del criollismo, fue amigo personal de los ídolos de Alianza Lima, Alejandro Villanueva y “El Mago” Valdivieso, y compuso canciones para ambos en 1932 y 1934. La “Morena de Oro del Perú” Lucha Reyes también le dedicó al equipo de Alianza Lima en 1972, una canción extraordinaria llamada “Alianza de los Milagros”. En los años 1960 y 1975 desde el criollismo surgieron canciones dedicadas a casi todos los equipos más reconocidos del fútbol peruano: Alianza Lima, Universitario de Deportes, Sporting Cristal, Sport Boys y Deportivo Municipal.

La antigua relación entre composiciones criollas y el fútbol se ha mantenido a través del tiempo, reflejando el sentimiento de distintas épocas y momentos de nuestra nación. La tragedia de la caída del avión, que trasladaba al equipo completo de Alianza Lima, en las aguas de Ventanilla fue homenajeada con una canción muy sentida por hinchas y no aficionados: “De La Victoria a la Gloria”, otra composición monumental de Augusto Polo Campos.

Más reciente es una canción que también ha alcanzado altos niveles de popularidad sobre todo en los jóvenes: “Cuando yo creo en ti”, creada por Marco Romero el 2013, quién hace poco declaró que la compuso para acompañar a don Oscar Avilés al complejo deportivo La Videna, en un mensaje alentador a la selección peruana, justo un año antes de su lamentable deceso en el 2014. Imborrables quedarán en la mente las imágenes de un niño bailando música afroperuana con los jugadores aplaudiendo y Avilés acompañado de su inseparable guitarra.

Grande es el vínculo y el poder de la música criolla junto al fútbol, grande el sentimiento de pertenencia y de orgullo, y grande es el latido que al unísono genera en millones de peruanos. “Que sea la victoria nuestra gratitud”