Actualidad

GRUPO GRAÑA Y MONTERO FUERON TRASLADADOS A CARCELETA

Socios de Odebrecht fueron trasladados a la carceleta del Poder Judicial

Los ex representantes del Grupo Graña y Montero(G&M) José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña, así como los actuales directivos de Fernando Camet Piccone (JJ Camet) y Fernando Castillo Dibós (ICCGSA), fueron trasladados por agentes de la policía a la carceleta del Poder Judicial, ubicada en el Palacio de Justicia, luego de que el juez de investigación preparatoria Richard Concepción Carhuancho, decidiera imponerles 18 meses de prisión preventiva a  pedido del Ministerio Público, que los acusa de los delitos de colusión y lavado de activos. Quedó excluido de la orden de carcelería, el empresario Gonzalo Ferraro Rey, ex presidente del área de infraestructura de Graña y Montero, quien está internado en la clínica Angloamericana desde la noche del sábado último.

 

La defensa legal de los acusados  señaló que apelarán el fallo y anunciaron que sus clientes en ese momento se entregarían a las autoridades y así fue, Camet, Castillo, Graña Miró Quesada y Graña Acuña llegaron por su cuenta a la sede de la Sala Penal Nacional y luego fueron trasladados a la carceleta del Palacio de Justicia. Allí llegaron a las seis de la mañana y permanecerán hasta que el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) clasifique según sus antecedentes penales y elija el penal en el que será internados.

Por otro lado es importante conocer  las declaraciones del  presidente de la Confiep, Roque Benavides, quien  marcó distancia de cualquier acto de corrupción que hayan podido cometer las empresas peruanas que se asociaron con Odebrecht para construir los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica. Sus palabras:

“Por supuesto que rechazamos la corrupción, pero también exigimos el debido proceso. Somos enemigos de las prisiones preventivas sin un debido proceso. Rechazamos en su momento la prisión preventiva de Gregorio Santos y la del ex presidente Ollanta Humala y su esposa. Creemos que se debe enjuiciar y sentenciar a la gente, pero más allá de eso hay que tener mucho cuidado”, “A mí me sorprende que recién se las haya incluido en la investigación. El sistema judicial peruano las hubiese incluido desde el comienzo. Sinceramente, para poder pasar este trago amargo se tenía que investigar. Pero la fiscalía recién está comenzando a investigar. Por eso decimos que justicia que se demora no es justicia. Necesitamos que eso se clarifique y por supuesto que rechazamos cualquier acto de corrupción”, continuó en una entrevista con el periodismo.