Política

EXALCALDESA SUSANA VILLARÁN RESPONDE POR CONCESIONES DE LÍNEA AMARILLA (OAS) Y RUTAS DE LIMA (ODEBRECHT)

Susana Villarán se presentó ante la comisión Lava Jato en el Congreso de la República para esclarecer sobre coimas recibidas en su gestión

La exalcaldesa fue citada para que aclare su situación sobre irregularidades en su gobierno.

La exburgomaestre de Lima Susana Villarán acudió a la comisión que investiga el caso Lava Jato en el Congreso de la República, presidida por la congresista fujimorista Rosa Bartra, para que exponga por la posible coima que recibió por el proyecto ‘Línea Amarilla’ y esclarezca sobre el financiamiento de la empresa OAS por la revocatoria que se realizó en el 2010.

Villarán aseguró “pueden hacer todas las investigaciones que quieran, al final no encontrarán nada, fue muy enfática al señalar que durante su gestión en la Municipalidad de Lima, todo se hizo de acuerdo a las normas y procedimientos legales, también acotó que no ha recibido ninguna coima sobre los proyectos públicos durante su gobierno, sentenció.

Sin embargo la congresista Karina Beteta, también de la bancada fujimorista, objetó sobre el supuesto financiamiento que recibió durante la campaña a la revocatoria por parte de la empresa constructora OAS en el 2010. Por ello la congresista refuto a la exalcaldesa sobre el monto que gastó, para pagar a los artistas que participaron en la campaña del “NO” en el 2010.

Cabe resaltar que de acuerdo al proyecto de la adenda 1 y las modificaciones de la Línea Amarilla-Vía Parque Rímac, la exalcaldesa acotó que estas fueron dejadas por el segundo gobierno de Luis Castañeda Lossio, lo cual la inversión fue de 500 millones de dólares y nunca existió acto de corrupción, todo se hizo de acuerdo a las normas y procedimiento legales.

Finalmente Susana Villarán, descartó haber recibido algún pago o coima y menos recibido sobornos para beneficiar a alguna empresa tanto nacional como extranjera, y de acuerdo a una disposición fiscal que señala que en su gobierno no se encontró algún desbalance patrimonial y menos evidencia de enriquecimiento ilícito.

Vilma Reyes García