Internacional

EL PODER DESTRUCTIVO DE LA BOMBA DE HIDRÓGENO

Por: José Collantes

Corea del Norte anunció hace unos días que probó con éxito una bomba de hidrógeno, su más potente ensayo con armamento nuclear hasta la fecha. El régimen de Pyongyang,  lo describió como “un arma termonuclear de un extraordinario poder explosivo” puesta a prueba en la región montañosa del noroeste del país, cuyas primeras estimaciones calculan su potencia entre 80 y 100 kilotones. Como referencia, la bomba que Estados Unidos lanzó en Hiroshima fue de 15 kilotones.

Se conoce también que la explosión subterránea provocó un terremoto de magnitud 6.3, que fue registrada por los sismógrafos en la provincia china de Jilin, fronteriza con Corea del Norte, así como  en la ciudad rusa de Vladivostok.

La bomba de hidrogeno es un arma de tipo nuclear al igual que la bomba atómica, pero con un efecto mucho más devastador y es conocida como el arma más poderosa disponible en el planeta. Las bombas atómicas usan un proceso llamado fisión nuclear, mediante la cual se divide el plutonio y/o el uranio en átomos más pequeños, generando una reacción en cadena que libera grandes cantidades de energía, mientras que las bombas “H” o bombas de hidrógeno utilizan el mismo proceso que potencia al sol, denominada fusión nuclear, donde isótopos de hidrógeno (deuterio y tritio) son forzados a combinarse para generar núcleos de helio, desprendiendo electrones de alta energía que producen reacciones en cadena mucho más fuertes.

Las bombas de plutonio o uranio (atómicas) suelen ser dispositivos mucho más grandes, como la denominada “Fat Man” (Hombre gordo) que fue la bomba lancada en Nagasaki en 1945, pesaba 4,700 kilos, con un tamaño de más de un metro y medio de diámetro. Por lo tanto, no es posible usarla en un misil balístico y menos aún con un alcance intercontinental.

En cuanto a potencia, ninguna explosión nuclear ha superado la “Bomba de Zar”, una bomba de hidrógeno de 50 megatones (50 millones de toneladas de TNT) probada por la Unión Soviética en 1961, siendo 3,000 veces más poderosa que la bomba de Hiroshima.

El profesor Grose Perdekamp, especialista en docencia sobre armas nucleares de la Universidad de Illionis, considera que el límite que se puede lograr con la fisión nuclear es de 50 kilotones (500,000 toneladas de TNT), pero que sin embargo el peligro de la fusión nuclear es que al ser un proceso que se puede repetir varias veces no hay límites en cuanto a la potencia que puede conseguirse. “Es un proceso bastante complejo, ya que técnicamente cada bomba de fusión incorpora una pequeña bomba de fisión para hacer posible la reacción en cadena de los átomos liberadores de energía”, afirmó el físico.

Lo irónico es que este proceso que permite la generación de energía en el sol y por lo tanto la creación de vida en la Tierra, es usado en la bomba de hidrógeno para destruir.