Internacional

DONALD TRUMP GENERA TENSIÓN EN MEDIO ORIENTE

Donald Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel y genera tensión en Medio Oriente, de esta manera Estados Unidos se convierte así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén. Asimismo  ordenó que se traslade allí la embajada estadounidense, un anuncio que podría echar por tierra cualquier perspectiva de un proceso de paz mediado por Washington.

“He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel”, indicó el presidente norteamericano en un discurso desde la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca.

Trump defendió que su decisión supone meramente“reconocer algo obvio” que Israel defiende hace décadas y que los anteriores presidentes estadounidenses no quisieron aceptar quizá “por falta de valentía”.

“Esto no es nada más ni nada menos que un reconocimiento de la realidad. Es, además, lo correcto, algo que tiene que hacerse”, argumentó el mandatario estadounidense.

De esta manera, Estados Unidos se convierte así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene  embajada.

EL MOTIVO DE LA TENSIÓN

En 1947 un plan de la ONU preveía la partición de Palestina en tres entidades: un Estado judío, un Estado árabe y Jerusalén como un “corpus separatum” bajo régimen internacional especial, administrado por Estados Unidos. Este proyecto fue aceptado por los dirigentes sionistas, pero rechazado por los líderes árabes.

Después de la salida de los británicos y la primera guerra árabe-israelí, se crea el Estado de Israel en 1948, que hace de Jerusalén Oeste su capital. Y Jerusalén Este queda bajo el control de Jordania.

El papa Francisco mostró su gran preocupación por la decisión estadounidense y las consecuencias que pueda tener en la estabilidad en la región. Asimismo países como Rusia, China, Siria, Turquía, Francia, Italia, la ONU y el Movimiento de países No Alineados, unieron sus voces de protesta.

Creemos que para Trump será un acto de “valentía”, pero para los que lo desaprueban es un “desacierto y una irresponsabilidad”.