Actualidad

AVANCES DEL AUTO AUTÓNOMO EN EUROPA

Por: José Collantes

El vehículo conectado y autónomo está teniendo importantes avances en Europa, donde empresas privadas, institutos de investigación y la Comunidad Europea han coordinado iniciativas que cambiarán en definitiva los estándares actuales en el transporte de personas.

Según el director de innovación de Applus IDIADA, José Manuel Barrios, lo que se busca en la automatización del transporte es que el conductor sea el mismo vehículo y por lo tanto debe evitarse que sucedan accidentes. Es una respuesta ante la incertidumbre y desinformación con respecto a situaciones que tendrían que afrontar los vehículos autónomos, como por ejemplo ¿Qué debería hacer el auto si en medio de la carretera de un puente se atraviesa un niño? ¿Debería evitar el atropello y lanzarse al vacío, y por lo tanto producir la muerte de los ocupantes del auto? ¿Qué tal si dentro de los ocupantes también hay niños? ¿Y que hay de la vida del ocupante si es adulto, se podrá comprar un auto que es capaz de matar a su propio dueño? La tecnología está disponible para que estas definiciones a nivel legal, social y cultural sean establecidas.

Applus IDIADA es una empresa especializada en diseño, ingeniería, ensayo y homologación en la industria del automóvil internacional, y es una de las que están a cargo de iniciativas de investigación que tienen el apoyo de la Comisión Europea, como GCDC i-Game y Companion. GCDC lanzó un evento el año pasado en el que se planteaba un desafío en la automatización de vehículos y en la comunicación entre vehículos y del vehículo con la infraestructura con la que debe interactuar. Mientras que Companion busca establecer un sistema de coordinación para convoyes de vehículos pesado que tenga en cuenta la infraestructura y el entorno.

Otro proyecto es el denominado NEXTECH, que agrupa a varias universidades españolas, y empresas como Pildo (especialista en posicionamiento) y SEAT, donde se prueba un vehículo autónomo evolutivo, donde el conductor puede ceder al propio auto la conducción, en una combinación de tecnología de cámaras, radares e inteligencia artificial. Una iniciativa reciente es la llamada C-MOBILE cuyo objetivo es establecer sistemas cooperativos que permitan estandarizar la comunicación entre el vehículo y la infraestructura en ocho ciudades europeas.

El transporte actual enfrenta cuatro grandes desafíos: la seguridad, las congestiones, la movilidad continua y la sostenibilidad. Los gobiernos en Europa

parecen tener claro la solución a ello: automatizar, electrificar el transporte e impulsar la movilidad compartida; y en respuesta han aparecido tres tendencias: el vehículo conectado, el vehículo cooperativo y el vehículo automatizado o autónomo. En cuanto a conectividad, los nuevos modelos de autos ya están conectados por ejemplo con el uso de tarjetas SIM, la conexión con el móvil de los usuarios y el uso de sensores propios como las de presión de ruedas. Mientras que los sistemas cooperativos enfrentan el reto de la comunicación del auto con el exterior, las estrategias que se están usando son la de cooperación haciendo uso de una red Wifi y de la utilización de la infraestructura de las redes móviles 2G, 3G, 4G y 5G. Finalmente con el vehículo autónomo se están logrando alcanzar los más altos niveles de automatización luego de años de trabajo.